¿Cómo surgieron los minicréditos personales?

Desde Crédito Sin queremos explicarte cuál es el origen de los minicréditos personales. Este artículo tiene dicho propósito y hay una razón de fondo. Es explicar el porqué cada vez son más los usuarios que se deciden por una forma de financiación que, a todas luces, reúne una serie de ventajas inalcanzables para las entidades de crédito tradicional. En Crédito Sin te explicamos cuáles.

Los minicréditos personales: ¿cómo empezaron?

Hay que decir que los minicréditos personales tienen en realidad mucho tiempo. Casi podríamos remontarnos a la aparición del propio dinero. Sin embargo, la fórmula actual de los minicréditos personales empezó a tener su auge con la aparición de internet. Más concretamente, la crisis económica de 2007 y la popularización del uso de internet se combinaron para que este tipo de créditos comenzara a destacar.

El motivo es que las entidades tradicionales de crédito decidieron no financiar más. Fue así como los usuarios descubrieron nuevas formas de conseguir dinero. Hasta entonces era necesario acudir al banco y escuchar cómo en muchas ocasiones se nos denegaba un crédito. En otras ocasiones los requisitos de documentación eran imposibles de cumplir. Además, había que esperar durante semanas para saber si finalmente nos lo concedían o no.

Lo peor de todo es que en demasiadas ocasiones dicho plazo valía para perder una oportunidad. Así pues, lo que empezó como un recurso alternativo terminó siendo la alternativa por excelencia.

Minicréditos personales: pero, ¿qué ventajas tienen?

Hay que decir que la mayoría de personas necesitaban antes de su existencia la filosofía propia de los minicréditos personales. En efecto, a ti mismo te habrá pasado que necesitabas rápidamente pequeñas cantidades para realizar una inversión. Sin embargo, no disponías ni del tiempo ni de las ganas para acudir a una entidad que, tras un interminable papeleo era muy probable que no te la concediera.

Fue así como entidades como Crédito Sin empezaron a ofrecer a los usuarios lo que necesitaban. Ni más ni menos. La fórmula consiste en ofrecerte esa cantidad que necesitas (por ejemplo, 300 euros) y dejar que tú mismo elijas los plazos de devolución. Cuando lo devuelves, con toda probabilidad la facilidad del proceso te hace repetir para contar con liquidez cuando la precisas.

Podríamos decir que Crédito Sin hace la función que en las empresas grandes realizan las entidades financieras. Dan liquidez para que los particulares puedan llevar a cabo sus proyectos. Hasta la aparición de los minicréditos personales existía un vacío en las economías domésticas.

Nadie debería pasar por un trámite interminable para solicitar 300 euros. De esta idea tan sencilla nació el auge de entidades de minicréditos personales como Crédito Sin y el éxito de quienes confían en ella.

Tú mismo puedes sumarte a la nueva forma de financiación del siglo XXI. Un proceso flexible, con garantías y adaptado a tus propias necesidades. Te animamos a que rellenes nuestro formulario y compruebes por ti mismo lo fácil que es  cumplir tus sueños.

Consulta otros artículos relacionados de nuestro blog y empieza a beneficiarte de nuestra financiación. Te ofrecemos crédito sin nómina ni aval, crédito a pesar de ASNEF y, en general, una oportunidad para cumplir tus sueños.

¿Cómo surgieron los minicréditos personales?
5 (100%) 11 voto[s]

Tags: formulario, mini, personales, ventajas
A %d blogueros les gusta esto: